Las propiedades en Mendoza subieron por debajo de la inflación

Las propiedades en Mendoza subieron por debajo de la inflación
26 de marzo de 2018 | Santiago Debé

Las propiedades en Mendoza subieron por debajo de la inflación

Casas y departamentos con valores por debajo de los 2,5 millones de pesos aumentaron hasta un 20% en 2017. Inmuebles más caros se incrementaron hasta un 15%.

Los precios de las propiedades en Mendoza aumentaron entre un 10 y 20 por ciento en el año 2017, con disparidades según el valor de los inmuebles y el impulso de los créditos hipotecarios que alentaron la demanda de viviendas comunes y departamentos económicos.

Con el nuevo sistema de créditos UVA aplicados por los bancos y otras líneas de créditos hipotecarios, la demanda se concentró en las propiedades con valores por debajo de los 2,5 millones de pesos, que vieron sus precios aumentar entre el 15 y 20 por ciento el año pasado; por su parte, los inmuebles con valores superiores, subieron entre el 10 y 14 por ciento, según explicó a MDZ el corredor inmobiliario Santiago Debé.

Estos incrementos dispares, aunque todas por debajo de la inflación anual (que estaría entre el 22 y 23 por ciento en el Gran Mendoza), estuvieron influenciados por la demanda de créditos, las ubicaciones y los servicios que poseen las viviendas, y el tipo de inmuebles. Las zonas más buscadas por los compradores en el área metropolitana siguen siendo Capital, Godoy Cruz y Luján de Cuyo, seguidos por Maipú, Guaymallén y Las Heras.

"El mercado está muy demandado y lo que más aumentó en precios son las propiedades más económicas, como viviendas chicas y departamentos de 2 dormitorios, cuyos precios van entre 1 millón y 2 millones de pesos", expresó Debé. También señaló que "los inmuebles a estrenar siempre tienen un plus del 20% en su precio respecto a los usados", lo que potencia la compra-venta en este último segmento. 

Ante la preocupación por la suba estrepitosa del dólar en diciembre del año pasado, que llevó a la divisa norteamericana a 19,90 pesos en Mendoza con una posterior reubicación en torno a los 19,40 pesos, que podría afectar los precios de los inmuebles, Debé minimizó el impacto para la provincia: "El mercado local, como sucede en el resto del país excepto en Buenos Aires, está prácticamente pesificado en propiedades de hasta 2,5 millones de pesos, y por encima de ese valor ya se manejan en dólares".

Por otro lado, para Debé "las unidades chicas y, especialmente, los departamentos tienen mejores precios que las casas, cuyo principal problema es el terreno que encarece los metros cuadrados cubiertos. Además los edificios de propiedad horizontal tienen todos los servicios, y muchas casas carecen de alguno de ellos, lo que las convierte en no aptas para crédito".  

En ese sentido, consideró que "los créditos dieron vuelta el mercado, dado que después del desastre del cepo cambiario, que no sirvió absolutamente para nada salvo para paralizar la construcción, la Argentina se transformó en un país más normal. Esto no quiere decir que los créditos sean regalados, porque siguen siendo muy caros comparados con países limítrofes".

Muy buenas perspectivas, porque el gobierno ha tomado a la construcción como uno de los pilares del desarrollo, y para construir se necesita vender, ante lo cual están los desarrolladores e inmobiliarios. El año pasado, la construcción tuvo su pico con la obra pública, ahora van a mantener el sector público pero dándole mayor impulso al privado.

Más alquileres

Pese al muy buen momento del mercado inmobiliario en materia de compra-venta, se vive un fenómeno contrario en el rubro de alquileres. Dado que cada vez hay más inquilinos que acceden a créditos inmobiliarios, sobre todo bajo tasa UVA y en los planes Procrear, hay mucha oferta de propiedades en alquiler. 

¿Por qué se da este panorama? Debé lo explica contundemente: "Se debe a que ha bajado muchísimo la demanda de alquileres, porque el usuario prefiere abonar la cuota de su propia casa por un valor igual o menor al de un alquiler". 

"También se toma en cuenta que hay una cantidad importante de propiedades que no se pueden considerar para crédito, ya sea porque están en sucesión, padecen problemas de escritura, no tienen todos los servicios o parte de esos inmuebles cuentan con modificaciones edilicias no declaradas. Eso las habilita para alquilar y no para vender", añadió.

En concordancia, los precios de los alquileres, en general, ya sienten modificaciones: "Ahora se están actualizando por abajo de la inflación, en un promedio del 20 por ciento. Además, como hay mucha oferta de alquileres, el inquilino al poder elegir puede contraofertar: pelea el precio y las condiciones, dentro de lo cual termina beneficándose".

Sitio desarrollado por:  MyDesign
Chateá con nosotros